«

»

Abr 02 2016

Diez años después: así sobrevive el mercado del eBook

tablets_tabletas_libros_electronicos_lectores_de_ebook-ereaders_MDSIMA20121030_0121_32

Han pasado diez años desde que Sony lanzase Sony Readerel primer lector de eBooks basado en tinta electrónica y casi nueve, desde que Amazon pusiera a la venta su primer Kindle, el que sin duda se ha convertido en el lector de libros electrónicos más popular y vendido del mundo. Pese a los presagios de los más apocalípticos, el libro en papel sigue gozando de una excelente salud y el libro electrónico, más que un sustituto del libro impreso, ha encontrado su espacio como complemento, creciendo de forma sostenida año a año, pero sin grandes aspavientos.

Los primeros en saberlo son precisamente los chicos de Amazon. Sólo en Madrid, la multinacional americana mantiene un stock de más de 580.000 libros físicos y creciendo. ¿Qué hay del libro electrónico? ¿Cuántos se leen de forma legal? Según la Encuesta de Hábitos y Prácticas Culturales de España relativa a los años 2014 y 2015 publicada el pasado mes de septiembre, en su mayor parte los españoles se mantienen fieles al libro de papel. La encuesta revela que el 59,9% de los lectores prefiere el papel, un 17,7% escoge normalmente el formato digital y un 5,7% lee directamente en Internet.

Si observamos la anterior encuesta, publicada hace cinco años, descubrimos que el porcentaje de usuarios que prefieren el papel se mantiene en cifras similares (58,8%) pero que la lectura digital se ha multiplicado por tres (en ese momento estaba en el 6,5%).  También en los últimos años ha aumentado la facturación del libro digital. La facturación de libros electrónicos representó en 2015, 110 millones de euros, un aumento del 37,1% con respecto al año anterior. De la misma forma han comenzado a asentarse nuevos modelos de pago por suscripción, con iniciativas como Amazon Kindle Unlimited, Nubico, 24Symbols o Skoobe.

libro_electronico

Lectura sin límites

Los primeros en querer convertirse en el “Spotify de los libros” fueron los chicos de 24Symbols cuando en 2011 se convirtieron en auténticos pioneros en un modelo de negocio, que sólo cinco años más tarde está empezando a dar signos de poder llegar a ser rentable .

La supervivencia de la aventura capitaneada hasta hace unas semanas por Aitor Grandes (hace unos días anunció que dejaba la dirección de la compañía) ha sido posible gracias a la inyección del holding tecnológico Grupo Zed, creado por los hermano Dolset. A este viaje digital se sumó en 2013 la plataforma Nubico, liderada por Círculo de Lectores y que cuenta con el respaldo de Telefónica, y un año más tarde Kindle Unlimited desembarcaba en nuestro país con más de 800.000 títulos disponibles, llegando en la actualidad a más de un millón de eBooks.

De Kindle Unlimited nos habla Koro Castellano, responsable de Kindle en español. Nos cuenta que pese a a juventud de su iniciativa, en Amazon se esfuerzan por mantener el contacto con todas las editoriales de nuestro país,  “que cada vez más, entienden el modelo de negocio detrás de un servicio de tarifa plana como éste y ven los beneficios a largo plazo no sólo para los lectores sino también para el sector editorial”.

kindle-unlimited

Idea similar a la que expresa Matilde Sanz, responsable de marketing y comunicación de Nubico, que defiende que  Círculo de Lectores, “es un vehículo excepcional y único para trabajar con todas las editoriales en España, lo que permite incorporar la mejor selección de títulos al catálogo y nos ha permitido diseñar un propuesta de valor para el usuario atractiva que va más allá de la cantidad de libros disponibles, premiando la calidad”. De hecho frente al millón de eBooks que encontramos en la propuesta de Amazon, en Nubico el lector dispone de poco más de 15.000 textos en castellano pero que eso sí, han sido cuidadosamente seleccionados.

Desde Skoobe, plataforma alemana similar a las anteriores que se estrena en España en 2014, se repite el mismo mantra y aseguran que “los usuarios de Skoobe valoran especialmente que nuestro catálogo editorial esté compuesto por títulos de gran calidad”.

Y sin embargo todas estas declaraciones siendo ciertas, no cuentan toda la verdad. En primer lugar porque no todos los libros que se editan en España en papel tienen su réplica en el mercado digital y de estos, especialmente en el caso de las grandes firmas y novedades, suelen ofrecerse en pago por descarga y no tanto en modelos de tarifa plana. Así que sí, es cierto que por 9-10 euros al mes podemos acceder a una oferta de libros casi ilimitada, pero también lo es que sigue habiendo algunos “peros”.

nubico

Editoriales de papel

El informe Liber 2015 menciona que el 72,5% de editoriales publica actualmente ebooks, cifra que es superior a la recogida en 2014, que llegaba solo al 68%. Además, un 11% de las que no cuentan con ebooks planea integrarlos en su oferta en los próximos 2 años. ¿Pero cuánto se digitaliza? En la encuesta,  el 62,1% de las editoriales señaló que tiene publicado menos del 50% de su catálogo.

Las editoriales que ofrecen la totalidad de su catálogo en digital representan tan solo el 12,6%. Y aquí encontramos el primer problema. Lo dice de forma muy clara Koro Castellano: “A nuestro entender, una de las formas para poder luchar con eficacia contra la piratería es ofrecer el máximo de títulos en su versión digital; si no están disponibles en formato eBook y alguien quiere leerlos, lo más probable es que intente conseguirlos de forma no legal. Y en este campo aún queda mucho por hacer: el fondo de catálogo que queda por digitalizar es enorme”.

skoobe

Esta falta de catálogo y la ausencia de muchos títulos destacados es lo que ha llevado a Nubico a, como indica Matilde Sanz, “incluir en nuestra oferta las revistas dentro de la misma cuota de suscripción, o por desarrollar una línea propia de lecturas especialmente pensada para los usuarios de smartphones, o ampliar el catálogo de títulos en otros idiomas”. Se trata para la responsable de Nubico, de “conseguir una oferta lo más atractiva posible para repetir del modelo de éxito de otros segmentos de contenidos digitales, como la música y el cine/TV”.

Y sin embargo el libro digital puede tenerlo algo más complicado. Porque como apunta Castellano “Hoy en día, los libros compiten con una amplia oferta de ocio digital, desde Candy Crush hasta Twitter. Y hay que adaptarse a esa nueva realidad”.

Una cuestión de precio

¿Cuánto debería costar un libro electrónico? Si volvemos al informe Liber descubrimos que hasta el 21,1% de las editoriales cobra exactamente lo mismo por un libro electrónico que por su equivalente en papel. Un 51,6% afirma tomar en cuenta el precio medio del libro digital en el mercado, sin indicar mucho más sobre qué se entiende exactamente que debería ser el precio medio de un libro digital y únicamente un 15% de las editoriales afirma que basa su política de precios teniendo en cuenta las expectativas del lector.  ¿Cuáles son esas expectativas? Si hacemos caso a lo que se postula desde Amazon, que ningún libro digital debería superar los 9,99 euros.

En este terreno no son pocas las voces que reclaman que el IVA de los libros digitales se equipare con el de los libros en papel. Y es que parece poco coherente que la misma obra cuando se imprime en papel soporte un IVA reducido del 4%, mientras que si se edita en formato digital deba tributar un 21%.

ebook

Pero esta disparidad fiscal no tiene visos de cambiar a medio plazo. En una sentencia de marzo de 2015, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea obligó a Francia y Luxemburgo a retirar el IVA reducido a los ebooks  al considerarlos un bien y no un servicio, como se supone que es la cultura.

“En Amazon estamos totalmente alineados con lo que nos dicen nuestros clientes y la opinión mayoritaria de los editores: el IVA de los eBooks debería ser el mismo que el de los libros de papel” afirma Koro Castellano en una posición, que no siempre es compartida con el resto de la industria.

Matilde Sanz afirma en este sentido que en el caso de Nubico “hablamos de una plataforma de lectura bajo el modelo de suscripción, el usuario no tiene que pagar una cantidad por cada título sino que se abona una cuota fija al mes, por lo que está sujeto al IVA habitual de los servicios digitales, que es del 21%”.

Nuevo Kindle Paperwhite 03

¿Cuánto cobran los autores?

Si al descargar un libro electrónico parece claro que una parte de lo que se paga, se abona en concepto de derechos de autor, cuando hablamos de plataformas de tarifa plana la cosa no está tan clara. Al fin y al cabo, descargar un libro no es lo mismo que leerlo. Y empezar a leerlo y abandonarlo después de pocas páginas no es lo mismo que leerlo por completo. En este terreno, el cómo se retribuye a los autores se ha convertido en uno de los secretos mejor guardados para las plataformas.

Nubico y Skobee por ejemplo, se han limitado a informarnos de que autores y editoriales reciben una remuneración por cada lectura real que se realiza de uno de sus títulos, sin especificar en qué consiste exactamente esa lectura real o cuánto cobran autores y editoriales por la misma. Más explícitos son en Amazon, donde nos cuentan que más que por libro leído, valoran la retribución al autor en función de las páginas que se leen.

“Para los libros que forman parte de KDP Select (libros autopublicados) de Kindle Unlimited, hemos creado una forma que, a nuestro entender, es más justa para retribuir a los autores, porque está en consonancia con la calidad de su obra. Los autores recibirán sus royalties de acuerdo con las páginas que los lectores hayan leído de su libro. De esta forma, si de un libro de 100 páginas los lectores leen sólo la mitad, el autor de esta historia recibirá menos ingresos que un autor de un libro de 80 páginas cuyos lectores han llegado hasta el final”.

¿En qué se traduce esto? Al presentar su sistema en Amazon aseguraron que por poner un ejemplo, un libro de 100 páginas leído por completo 100 veces, generaría 1.000 dólares para su autor. Sin embargo, muchos autores han desmentido este extremo afirmando que lo que se cobra en realidad, es mucho menos. Las cifras reales en todo caso, sólo están en manos de la propia Amazon.

shutterstock_292746704

Un futuro mixto

Parece evidente que al menos a medio plazo, la venta de libros en papel, la compra de eBooks y los modelos de pagos por suscripción podrán sobrevivir en armonía. A diferencia de lo que ocurre con la industria musical, donde la apuesta por el streaming es cada vez más potente, lo cierto es que el perfil del lector moderno cada vez corresponde más con el de una persona que combina la lectura en distintos formatos.

Una persona que tal vez disfruta en su casa leyendo una buena edición en papel de su libro favorito, que combina con la lectura de libros digitales cuando se va de vacaciones y que tal vez, incluso lee en su móvil en el metro cuando se desplaza diariamente a su centro de trabajo.

El libro digital no supone por tanto una amenaza al libro de papel, sino que abre posibilidades a los lectores. Lo importante es que los lectores puedan escoger.

Fuente: muypymes.com

Es muy fácil compartirShare on Facebook5Tweet about this on TwitterShare on Google+1Email this to someoneShare on LinkedIn0Print this page